18 / 05 / 2018

Una verdad levantada sobre los engaños

Leer el artículo en DEIA

ESTA es una historia con misterio, como todas aquellas que rodean los pantanos de la novela negra, donde lo mismo aparece un bosque oculto entre nieblas que un callejón oscuro o un hatillo de intrigas palaciegas;donde lo mismo se envenena que se decapita, igual se expolia que se roba con mañas de guante blanco o se atraca con violencia insólita. Esta es una historia que nació de la enmarañada imaginación de Anton Arriolaque, tal y como dijo su avalista, Asier Muniategi,en la presentación vivida en la biblioteca de Bidebarrieta, navega “entre la razón y la pasión”. A la hora de presentarla en su catálogo, la editorial Erein presenta esta misma historia de la siguiente manera: El caso Newton -ese es el título de la novela...- “nos ofrece una visión de la mezcolanza de realidad y ficción que comienza a definir el siglo XXI, mostrándonos el mundo como un absurdo y trágico reality show”. Sí, también esta es una historia que encaja ahí.