Rjukan

Booktrailer Rjukan

Sinopsis

Teo, alpinista amateur y periodista de montaña, ha recibido de Sergio, editor de una revista de alpinismo y amigo íntimo, una propuesta para realizar el proyecto de su vida: acompañar a una expedición de primer nivel que partirá en unas semanas a abrir una nueva vía en la cara sur del Annapurna. Sin embargo, Teo tiene que cumplir un requisito previo: convencer a los líderes de la expedición de que él no supondrá una rémora para los alpinistas profesionales. Con esa intención llega con su mujer Katia a Rjukan, un remoto pueblo noruego. Allí van a pasar unos días en una casa situada en las faldas de una majestuosa montaña, Gautatoppen, junto con el resto de personajes. Sergio ha organizado el viaje con la intención principal de que Carlos y Jorge, jefes de la expedición, desarrollen una buena relación mientras entrenan escalando en hielo. Sus personalidades y forma de concebir los retos de la montaña son muy dispares, y ello puede generar fuertes tensiones que Sergio pretende evitar. Además, aprovecharán la estancia para que Teo pase su “prueba”.

La convivencia a lo largo de los siguientes días se verá marcada por las tensiones entre los dos alpinistas y por el rápido deterioro de la relación entre Teo y su mujer. Katia está profundamente decepcionada con la incapacidad de su marido para progresar y triunfar socialmente. Un frustrante accidente que han sufrido en su camino a Rjukan se convierte en la gota que colma el vaso y que la incita a tomar una determinación.

Por otro lado, la tensión entre los dos alpinistas, resultado de la divergencia en sus concepciones de la vida y de la montaña, aflora continuamente. Mientras Jorge representa la búsqueda del éxito social a cualquier precio, Carlos se refugia en la montaña precisamente huyendo de lo que la sociedad considera que es tener éxito; buscando unos valores sencillos y claros, y logros personales compatibles con la camaradería y la solidaridad.

Mientras tanto han conocido a Odd, el descendiente del explorador polar Fridtjof Nansen. Es un joven bondadoso, soñador y algo inocente, que pretende alcanzar el Polo Norte, donde su tatarabuelo intentó llegar sin éxito. Katia se verá atraída tanto por Odd como por Jorge, generándose una fuerte tensión entre los dos hombres. Jorge por su parte es un personaje ambicioso y egocéntrico que no parará hasta conseguir sus objetivos.

Los días se suceden con escaladas en hielo y la práctica del esquí de fondo. Por las noches, Sergio y Teo aprovechan para conversar sobre temas existenciales. Ambos comparten una gran afición por las conversaciones filosóficas. Teo mantiene una posición escéptica y descreída, que se irá tiñendo de un creciente pesimismo según pasan los días. Sin embargo, lucha desesperadamente por mantener una ventana abierta al optimismo, a pesar de sus temores a que su relación con Katia se resquebraje, y a que la posibilidad de la expedición al Annapurna, clave para su consolidación como periodista de montaña y para el restablecimiento de su maltrecha auto estima, se malogre si no supera la prueba.

A lo largo de los días la dificultad de las escaladas que el grupo acomete irá aumentando hasta que llega el momento definitivo de la prueba: Teo escalará con Jorge en Lipton, una cascada mundialmente famosa que ostenta el grado máximo de dificultad; para Teo será el momento de enfrentarse a su destino.

 

La génesis de la novela: El mito de Sísifo

Esta novela tiene dos génesis. La primera y más profunda surge a partir de una relectura que realicé hace un par de años de El mito de Sísifo de Albert Camus. A lo largo de este ensayo sobre el sentido de la vida, que Camus escribió en 1942, el filósofo y escritor nos va desgranando su visión sobre cuál cabe que sea nuestro posicionamiento ante lo absurdo de la existencia humana, que se toma en el ensayo como punto de partida. Este sentimiento de lo absurdo procede del divorcio entre el hombre y el mundo, de la falta de respuestas del mundo a los interrogantes más profundos que se plantea el ser humano. Desde las primeras líneas del ensayo, Camus nos deja claro su punto de partida. Dice:

No hay sino un problema filosófico realmente serio: el suicidio. Juzgar que la vida vale o no la pena de ser vivida equivale a responder a la cuestión fundamental de la filosofía.

El tono fatalista continúa durante la mayor parte del ensayo, en el que Camus va descartando las respuestas dadas por otros a las que se contemplaban como barreras insalvables en el camino hacia el sentido: la muerte inexorable y la desintegración de la esperanza en Dios y en la vida eterna. Y sin embargo Camus, en un quiebro final, salva al hombre. Y para ello utiliza la imagen del mito de Sísifo. Como es sabido, los dioses condenaron a Sísifo a empujar eternamente una roca hasta lo alto de la montaña, desde donde la piedra volvía a caer. Qué mejor alegoría de lo absurdo de los afanes humanos, condenados de antemano a la intrascendencia. Pero al hombre le queda su rebelión y su camino por hacer, en el que siempre podrá superar al destino, despreciándolo. Así, Camus dice:

Si el descenso se hace ciertos días con dolor, puede también hacerse con gozo.

Por tanto, depende del hombre darse un destino personal, juzgar que, a pesar de todo, todo está bien. Sísifo conoce su tormento y nosotros nuestro final. Pero Camus termina su ensayo diciendo:

La lucha por llegar a las cumbres basta para llenar un corazón de hombre. Hay que imaginarse a Sísifo feliz.

Leer mas claves de Rjukan